Como Alcanzar las Metas.

Porque las Metas requieren disciplina:

Para obtener algún premio, hay que prepararse con disciplina y  con el cuidado de no acelerar sin medir las consecuencias. Evitando cometer errores que puedan descalificar la competencia.   Además de creer en las habilidades y destrezas en cada objetivo por cumplir, se debe gozar de la fortaleza que ofrece el ser supremo que cada quien tenga por devoción.

Tener en cuenta  cuatro puntos claves en el trasegar de la búsqueda de lo soñado por alcanzar:

1. Las Metas Nos ayudan a No AMAÑARNOS:

Cuando nos amañamos en el confort de lo cotidiano, perdemos la intranquilidad de alcanzar objetivos adicionales a los obtenidos. Vemos tan normal lo que pasa a nuestro alrededor y dejamos de pensar, que lo que nuestros sentidos perciben es un verdadero milagro.

Nos atrevemos a pensar que lo que disfrutamos de la naturaleza es lo que nos merecemos por el simple hecho de existir, sin detenernos a pensar, la fortuna que se despliega ante nuestro ser y no lo vemos como el gran milagro y premios de la vida que nos ofrece un ser supremo.

De ahí, que perdemos el sentido del agradecimiento por lo que gozamos en el día a día, bien sea: un armonioso hogar, hijos maravillosos, trabajo digno y permanente y algo tan sencillo como girar un grifo y proveerse del preciado líquido llamado agua entre otros beneficios que muchas veces subestimamos.  

Ha sido tan normal el bienestar del que gozamos que lo igualamos, con acostumbrarnos a las conductas malas que el ser humano genera, las aceptamos y las normalizamos.

2. Las metas nos ayudan a NO ACOMODARNOS:

No debemos vivir del pasado y quedarnos en la comodidad.  Siempre el pasado fue mejor, pero debemos fijarnos derroteros que nos permitan desafiar superar lo buenos tiempos vividos y buscar que lo que vivamos a futuro sea mucho mejor que lo adquirido en el pasado.

Fijarnos estándares altos, enriqueciendo los conocimientos intelectuales, cambios personales, renovación de activos muebles e inmuebles y demás. Siempre guardando el espíritu de avanzar y evolucionar hasta superar los mismos y propios objetivos logrados. Además, convertimos en multiplicadores de nuestra experiencia en todo aspecto, lo que nos pueden convertir en competidores de alta gama.

Estar convencidos, que estar donde estamos es por un designio del ser supremo y que nada se mueve sin la voluntad de éste. Las grandes empresas que no se actualizan y mantienen en su cómodo proceso, simplemente, tienden a desaparecer, caso particular el Centro comercial SEARS, lo desplazó la figura mundial Amazon.

3. Porque NO APURARNOS en alcanzar las Metas.

Cuando vamos en busca de la meta no incurrir en la desesperación cuando nos trazamos derroteros, pausado pero seguro, disfrutando lo que sembramos  en busca de objetivos. Nos distraerse con afanes porque se puede pasar por alto, cumplir con tareas presupuestadas para tal fin. En este avance se encuentra con sorpresas que nos sorprenden por la destreza de nuestras habilidades que se desconocen. Muchas veces por el afán de ver logros cumplidos corremos sin disfrutar el placer de caminar.

4. Las metas nos dan ENFOQUE.

Cuando se inicia un objetivo, se debe trazar las tareas por cumplir ceñidas a una disciplina de estricto cumplimiento para no caer en distracción que nos lleve a desenfocarnos en lo que estamos haciendo.

Cuando tenemos objetivos claros, tenemos que desmontar el peso de los factores que nos impiden avanzar.  Llámese pereza, desconocimiento del propósito, resentimiento, desamor, envidia, dolor por la felicidad de otros y todo sentimiento que mine el progreso del proyecto por desarrollar.